<------ Resultados de Búsqueda <------

miércoles, 25 de mayo de 2016

Invader Zim 1/9. Reseña de Cómic #3

Zim, cómic, portada 1, kamite, invasor zim

Escritor: Jhonen Vazquez.

Dibujante: Aaron Alexovich (lápices) y Megan Lawton (tintas).

Colorista: Simon “Hutt” Troussellier.

Reseña detallada del primer número de Invader Zim. 

Imágenes en Alta Calidad de la entrada.

Publicación original en inglés: Oni Press.

Publicación en México: Kamite.

Resumen: Dib descubre que Zim tiene un nuevo plan diabólico. Zim escapa al espacio junto a Gir para realizar dicho plan.




Comenzamos con “El Chico del Resumen”, un niño loco y expresivo que nos explica quién es Zim, Dib, Gaz, y sus relaciones interpersonales. Nos asegura que es un experto sobre Invasor Zim.

chico del resumen, invasor zim, cómic

Es una excelente introducción y recapitulación de la serie, pero no entiendo la decisión de Kamite de llamar al cómic “Invader Zim” cuando el show siempre empezaba con una voz gruesa anunciando “Invasor. Zim”. Dentro del cómic aparece MiniAlce, el ayudante de Zim que sólo salió en el último capítulo (La Peor Navidad de Todas). Su nombre original en inglés es MiniMoose. ¿Por qué no dejar entonces el cómic como “Invasor Zim”?

Las portadas ya están dibujadas con “Invader Zim”, pero El Chico del Resumen pudo llamarlo “Invasor Zim” y habría quedado bien. 


¡INVADER ZIM se trata de un extraterrestre llamado ZIM, que es de una raza de extraterrestres llamada Los IRKENS! No era nada popular entre su propia gente, así que sus líderes, LOS MÁS ALTOS, le jugaron una broma muy graciosa y lo enviaron a una parte del espacio que a nadie le importa; ¡LA TIERRA! ¿No es eso gracioso? ¡Es gracioso porque NOSOTROS vivimos en la Tierra! Muy bueno.

Son dos páginas de recapitulación, recordándonos por qué la serie era tan divertida, haciendo un poco de autocrítica:

“… ZIM se hace pasar por un niño (¡y muy mal!) y va a la escuela para estudiar a los humanos y Dib se da cuenta de quién es en realidad, pero nadie más le cree, lo que pienso que es raro porque el disfraz de ZIM es bastante malo. No sé, supongo que es supergracioso, pero también tal vez solo sea flojera de parte del escritor. ¡JA! ¡¡¡Eso también es gracioso!!! ¡JA! Como sea, se pelean mucho. Y gritan.

***

La historia empieza con carteles informativos. “El espacio”. “El Planeta, Tierra”.

En un panel grande vemos la casa de Dib y más carteles informativos. Es la hora de cenar. El profesor Membrana prepara la cena al estilo de este video.

“Hija, prepárate para el impresionante evento que es… ¡La cena!”

El profesor manda a Gaz en busca de Dib para que baje a cenar. Gaz no quiere ir porque, al parecer, Dib apesta demasiado.

La primera vez que vemos a Dib está a la sombra, pero su contorno nos indica que tiene repulsivos granos por toda la cara.

“Sabes que no puedo salir, Gaz. Tengo que esperar y vigilar. Sólo mete la comida al cuarto como siempre, Gaz”.

Hablan igual que en la caricatura. Este primer número lo ha escrito Jhonen Vazquez, el creador. Al leer los chistes y los gritos, puedo escucharlos.



Dib ha estado mucho tiempo sentado en su cuarto mirando en múltiples monitores la inactividad de Zim. “No ha habido señal de Zim durante… lo que parecen años, Gaz, pero no me engañan”.

En la página 6 hay un gran título en blanco con letras escurridas, “INVADER ZIM. EL REGRESO”. Zim aparece junto con Gir fuera de su casa bailando ridículamente. 

“Ahí está”, dice Dib. “¿Qué? ¿Qué? ¡El azote extraterrestre ha vuelto, Gaz! ¡Zim ha vuelto y está haciendo estiramientos! ¡Quién sabe qué se prepara a hacer con esos estiramientos!

Por primera vez en quién sabe cuánto tiempo Dib se levanta y sale de su habitación, y Gaz sufre por ello.

Hasta la página 7, panel 3, vemos a Dib por primera vez. Está completamente desfigurado por sus malos hábitos.

zim, glorioso, cómic, reseña

Es como ver el show. Ciertos chistes o secuencia de paneles son exactos. La personalidad de Zim se reproduce a la perfección en las páginas.

zim, cómic, reseña, grito, Dib

Zim invita a Dib a que le pregunte las dudas que tenga. Dib pregunta dónde ha estado todo ese tiempo. “Esperando”, responde Zim. Un cartel informativo pone “Flashback”. Es una página con 5 paneles anchos, 4 en los cuales aparece Zim dentro de un retrete hasta el cuello (el retrete que usa para llegar a su laboratorio). Empieza riendo poco y en el siguiente panel más y en el siguiente más.

Todo el tiempo de ausencia se la pasó en ese retrete.

zim, retrete, ausencia, cómic, reseña

El plan de Zim era que Dib perdiera su tiempo y se descuidara, como sucedió. Y ahora está imposibilitado para salvar al mundo.

destrucción, zim, cómic, reseña

Dib está demasiado gordo para impedirle nada. Tiene la silla con la que llegó pegada al trasero.
 
zim, maligno, cómic, reseña
El Zim de la derecha se ve aterrador. Aterrador de verdad.

Dib regresa a su casa (sobre la silla, arrastrándola). Entra a su habitación y descubre que está completamente vacía.

“Mi cuarto. ¿QUÉ PASÓ?”.

Gaz le quemó hasta la última pertenencia por haberse ido toda la noche y porque apestaban. Membrana lo castiga (aunque no lo vemos, se lo informa Gaz) por ausentarse tanto tiempo.

“Está bien. Necesitaré ese tiempo (el del castigo) para volver a ponerme en forma. No puedo salvar al planeta en esta condición. Ahora ten cuidado, Gaz. Es hora de mi regreso”.

Gaz le dispara con una manguera a presión y descubrimos que Zim tiene cámaras en el cuarto de Dib. “¡Todo este tiempo Dib creyó que estaba vigilándome, cuando era yo el que estaba vigilándolo! Observando cómo cada vez era más apestoso y débil.”

Zim contacta al prisionero 777 para pedirle unos códigos que lo llevarían al “Dispositivo Gigantis”.

Mientras tanto, Dib se pone en forma.


El problema es que el prisionero 777 no sabe nada al respecto, “nadie sabe si el dispositivo Gigantis existe”. Zim lo amenaza con borrar a sus hijos de la existencia, que se encuentran con Zim dentro de una cápsula transparente y con un botón enorme color rojo que dice “Borrar hijos”.

El prisionero 777 habla sobre una “historiadora xliactiana” que estaba obsesionada con dicho dispositivo. “Dicen que ella anda por ahí en alguna parte, con ese terrible conocimiento devorándola por dentro.”

Zim le grita y le pide que le diga cómo encontrar a la xliactiana porque “no tiene tiempo que perder”. En la siguiente página hay un mensaje grande que dice “Una semana después”, con Gir y Zim sobre el sofá. Acaban de ver un maratón televisivo de un programa de Gir.

Dib toca la puerta y le asegura que “ha vuelto” y que está mejor que nunca.

“Habría vuelto antes, pero, realmente, tuve que deshacer algo de mi «regresamiento». En serio, me puse enorme. Era asqueroso. ¡Pero aquí estoy! ¡Sal y enfréntame!”

Zim manda preparar el crucero voot (su nave) para escapar, y ordena a MiniAlce distraer a Dib. Al descubrir el engaño, Zim ya está en las alturas. “Ahora, si me disculpas, Dib el inferior, tengo un plan malvado que completar en mi nave espacial…EN EL ESPAAAAAAACIO”.

La silueta de Dib grita ¡NOOOO! Y Luego es electrocutado por MiniAlce.

***

Dib entra carbonizado (ya saben, todo lleno de ceniza) a su casa, gritando una frase súper larga, toda pegada y diminuta en su ancha burbuja de diálogo. Sólo explica que Zim se ha ido al espacio y que intentará detenerlo.

El profesor Membrana y Gaz continúan jugando un videojuego como si nada.

Ahora. Dib va hasta su patio trasero y con reconocimiento biométrico abre una puerta de seguridad. Dib tiene una nave azul con el logo Irken. //¿La nave de Tak? No me acuerdo…

—¿Estás lista? —le pregunta Dib a la computadora de la nave.

“Autorreparaciones mínimas, pero funcionales”.

“Probabilidades de no explotar estando en la atmósfera…”

“Decentes”.
 

Opinión General

El cómic logra transmitir el mismo sentimiento que la serie. Es igual de random, exagerado e hilarante, pero el cómic en sí no tiene una verdadera historia. Se siente más como una preparación para la verdadera aventura.

Puntos Buenos:

1) La recapitulación con El Chico del Resumen. Después de tanto tiempo de ausencia, era necesario. No podían empezar el cómic sin algo así, y el Chico del Resumen es una gran manera de recapitular.


2) El 95% porciento de los chistes funciona (Hay dos o tres que no entendí o que eran demasiado simples incluso para Invasor Zim).

3) La libertad creativa. El cómic sigue teniendo el logo de Nickelodeon, pero hay escenas que me hacen creer que la libertad creativa se ha expandido, como los súper músculos de Dib o la retención y amenaza de "desapacer" a los hijos del prisionero 777 —Haber dicho “asesinar” simplemente no va con la serie—.

Invasor Zim en televisión ya era oscuro, pero Jhonen se vio forzado a cambiar el tono o algunas palabras para que Nickelodeon aprobara ciertos capítulos (Ejemplo: Zim debió decir "Me comeré tus intestinos", y por censura fue cambiado a "Me comeré tu zapato". El cambio parece incluso ayudar a perpetrar el ridículo o el "puto absurdo" de la serie).

Sin ese tipo de censura sólo podemos esperar que la visión de Jhonen V. sea todavía mejor hasta lo ahora visto.


Puntos Malos

1) La incongruencia de llamarlo Invader Zim, si ya han traducido (como en el doblaje) de MiniMoose a MiniAlce. El presentador de la caricatura leía el título como "Invasor. Zim".

2) Que no sea una continuación tan directa como lo habría esperado. Si ya existe el Chido del Resumen, ¿por qué empezar la trama con que ha pasado mucho tiempo desde que Zim hace algo? Dib está lleno de granos y gordo por esperar. No dicen cuanto tiempo ha pasado, pero por lo menos varios meses ("que se sienten como años").

Me habría gustado más que el Cómic hubiera empezado como cualquier otro episodio sin hacer hincapié en la trama de que ha transcurrido tiempo sin actividad de Zim.

3) 24 páginas daban para mucho más. El cómic pierde casi todo el tiempo presentado a Dib como un gordo que se pone en forma para poder enfrentarse de nuevo a Zim. De eso va este número, del regreso de Zim cuando habría sido mejor pretender que jamás se fue. No hay una historia real todavía.

***

El cómic es fiel a la serie, y aunque preferiría se omitiera el “lapso de ausencia” dentro del cómic, es grandioso ver de vuelta a los personajes, y con el mismo tipo de humor tan característico.